El blog del Nuevo Velázquez

Un semillero de vocaciones

Oct 17, 2022 | 47 Comentarios

Imagen del post Un semillero de vocaciones. En la foto Carlos González, Jorge Freire e Inma Blanco

No hay en la literatura universal un personaje tan inicuo -o, al menos, que a mí me caiga tan mal- como don Pedro Polo, el autoritario profesor de El doctor Centeno. Para quien haya leído esta novela de Pérez Galdós, inolvidable es la imagen del odioso Polo, cuya disciplina escolar se acercaba al régimen penitenciario, atormentando a sus pobres catecúmenos.

Su método, por así llamarlo, consistía en verter en las molleras de sus alumnos un sinfín de reglas, fórmulas y datos, que allí quedaban indigeridas «sin dejar fluir las ideas propias, bien así como las piedras que obstruyen el conducto de una fuente». Y su principal víctima era el pequeño Felipe Centeno, al que motejaba de Doctor en gracia a lo infamante: «tan médico era él -nos dice el narrador- como pueda serlo una calabaza».

Lejos quedan esos tiempos de orejas de burro y coscorrones. Así y todo, las cuitas de Centeno resultan dolorosamente cercanas a todo el que conoce los estragos que causan las dificultades de aprendizaje: «Había hecho fatigosos y titánicos esfuerzos para retener las sabias respuestas de los libros, y las palabras se le salían de la memoria como se saldrían las moscas si se las quisiera encerrar en una jaula de pájaros».

Más madera: «Cada esfuerzo era un fracaso»; «Toda la vida sería un animal»; «Le faltaba algo en aquella condenada cabeza»; «No estaba en sus manos corregir su natural barbarie»; «El doctor Centeno para nada servía, absolutamente para nada». Son frases extraídas de la novela, aunque todos las hemos oído alguna vez en boca de algún padre o, todavía peor, de algún profesor.

Cuando llegué al Velázquez, escuché, para mi sorpresa, esas mismas frases en boca de algunos alumnos. Se las había dicho algún profesor años atrás y las llevaban grabadas en la memoria. «Me dijeron que no valía»; «No estoy hecha para estudiar»; «Seré siempre un inútil»; «Solo sirvo para molestar».

Andando el tiempo advertí que algunos recordaban esas frases para ponerlas en cuestión, como si empezasen a ventear su falsedad, y que al hacerlo descubrían que muchos de sus compañeros cargaban con la misma losa.

Al hilo de esos primeros días tuve una breve charla con Javier Antolín, uno de los profesores más veteranos del colegio. Me soltó de pasada, como quitándose importancia, un valioso consejo. Nunca lo he olvidado. Le había preguntado alguna bagatela sobre metodología. «Eso es importante -me respondió-, pero, sobre todo, no te olvides de que estos chicos lo han pasado muy mal».

Dije antes que don Pedro Polo es el personaje más malo de la literatura universal. Mentí. Hay uno todavía peor: Wackford Squeers, el villano de Nicholas Nickleby, la tercera novela de Dickens. Squeers es uno de esos malos dickensianos de una pieza, inasequible a cualquier posibilidad de redención, como Fagin en Oliver Twist o Quilp en La tienda de antigüedades. Pero Squeers, a diferencia de los otros dos, se dedica a la docencia.

Esa novela sirvió a Dickens para denunciar el maltrato al que muchos niños eran sometidos en las escuelas de Yorkshire. Cualquier comparación de nuestro sistema escolar con esos centros en que abundaba el hambre, la suciedad y el frío sería una frivolidad. Su lectura, sin embargo, nos conmueve y nos recuerda la importancia que, para bien y para mal, tiene la escuela en la formación de una persona. La experiencia nos troquela, cincelando nuestro carácter, como si de una tarea escultórica se tratase.

Trabajé en el Velázquez unos cinco años. Durante ese lustro, aprendí a admirar a docentes como Inma Blanco, Borja Cuesta o Sergio González. Nunca han olvidado que, como dice Séneca en una de sus Cartas a Lucilio, aprendemos para la vida, no para la escuela. Saben que el fuego de la sabiduría solo despunta en el pedernal de la curiosidad y que solo se acendra en el crisol del amor propio.

Cuando me encuentro a algún antiguo alumno por la calle, suelo preguntarle qué recuerdo alberga del cole. No lo hago por vanidad (ocioso es pretender que aluda a tal o cual clase en que el profesor estuvo especialmente lucido) sino por curiosidad. Y las respuestas siempre me sorprenden.

La cosa, en pocas palabras, se reduce a esto: lo determinante nunca es aquella explicación sobre la célula eucariota, la ley de Avogadro o las Cortes de Cádiz, sino las palabras de ánimo de Tomás García en el patio, el rato de charla con Estela Seco en la biblioteca o los chistes de Carlos González al iniciar la clase. Por algo será.

Platón fundó su escuela frente al sepulcro del héroe Academo. De su tumba brotaban flores. La academia era, ante todo, un almácigo de vocaciones, y así debería seguir siendo. Por eso Pedro Polo y Wackford Squeers deben mantenerse alejados de ella. Intolerable sería esparcir las semillas fuera de surco y que estas, a renglón seguido, terminaran agostándose.

No son pocas las vocaciones que, bajo la égida de Inma y Carlos, se han despertado en el Velázquez; vocaciones que, hasta ese momento, se agazapaban, medrosas, en el interior de los alumnos. Ahora el Colegio cumple diez años, a lo largo de los cuales ha mejorado la vida de unos cuantos cientos de chavales. Solo por eso merece una larga y próspera andadura. Deseo, de corazón, que esta década sea la primera de muchas.

Autor

Jorge Freire

Jorge Freire es filósofo y escritor. Escribe en The Objetive y El Mundo, y colabora en Onda Cero. Su último libro es «Hazte quien eres. Un código de costumbres».

Recuerdos de una década en el blog

47 Comentarios

  1. Lola Rodríguez

    Gracias, muchas gracias por la siembra.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Gracias, Lola, de corazón, por tu apoyo. ¡Un abrazo!

      Responder
      • Mavi Balseiro

        Me ha parecido un articulo maravilloso, cargado de manifestaciones muy acertadas. Tanto en la época de Galdós como ahora desgraciadamente muchos docentes se inclinaban por dar una mala educación. Apoyan sólo al que, en su criterio subjetivo, vale. Y abandonan y ridiculuzan ante él y ante los demás al que ven que es diferente o necesita un apoyo y un esfuerzo especial. Y hoy en día, en un mundo tan sumamente competitivo, frente a un sistema empeñado en generar profesionales estresados y descontentos, creo que es esencial educar a niños felices. Enseñarles la importancia del trabajo y del esfuerzo, pero, sobre todo, recordarles que también el buen trato, el cariño y la empatía son esenciales. Y sobre todo, la confianza en sí mismos. Recordarles siempre su capacidad para salir adelante y para lograr ser personas felices consigo mismos y hacia los demás. Porque tal vez no es tan importante saber qué son las células procariotas, sino también saber disfrutar en un momento de tensión de un buen chiste. Nuestros hijos han sabido superar más obstáculos que la mayoría de sus iguales en otros centros. Ya es hora de que comiencen a disfrutar y concienciarse de su capacidad y de sus posibilidades. Gracias al Colegio Nuevo Velázquez y a todos sus docentes y dirección por recordarles que ellos han sido y serán unos sobrevivientes en una jungla de fieras

        Responder
        • Colegio Nuevo Velázquez

          Gracias, Mavi, por tu comentario y por tu confianza en el colegio desde el primer momento! Tu reflexión es extraordinaria y el colegio Nuevo Velázquez se identifica con absolutamente todo lo que planteas. Te invitamos a ti, y a todo el que se anime, a escribir un post para «El blog del Nuevo Velázquez». Un fuerte abrazo.

          Responder
  2. Carlos González Ciria

    Gracias, Jorge, por tu maravilloso artículo. Imposible contar mejor las cosas, inevitable emocionarse al leerlo, para los que hemos vivido, con tanta intensidad, la primera década de vida del Nuevo Velázquez. La semilla que dejaste tú en el colegio también es imborrable. ¡Gracias, de nuevo, querido amigo!

    Responder
    • Isabel

      Gracias Jorge por este artículo donde reflejas perfectamente los sentimientos y la realidad de muchos de nuestros chicos.Mi hijo es uno de esos ñiños donde el esfuerzo nunca era recompensado y siempre era el señalado, pero gracias a personas como tú y todo el equipo del Colegio Nuevo Velázquez mi hijo llega a casa con una sonrisa
      Por eso deseo al Colegio muchos años más y que podáis crecer para ayudar a muchos chavales más
      Gracias, mil gracias

      Responder
      • Colegio Nuevo Velázquez

        ¡Gracias, Isabel! Jorge sembró mucho durante el tiempo que estuvo aquí y, aún hoy, es un gran amigo del colegio y colabora en todo aquello para lo que le pedimos ayuda. Un abrazo.

        Responder
      • Angel manuel

        Muchas gracias Jorge, que gran verdad cuentas y que buenos recuerdos nos dejas a tus antiguos alumnos.
        Un fuertísimo abrazo profe!!

        Responder
        • Colegio Nuevo Velázquez

          ¡Gracias, Ángel! A ti, como bien sabes, también se te recuerda con mucho cariño por el colegio. Nos vemos en unos días para la grabación del vídeo 😉. ¡Abrazo grande!

          Responder
  3. Pedro raúl González Iglesias

    Muchas gracias por la publicación de este artículo. otro incentivo al ánimo de los padres. Atentamente.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Muchas gracias a ti, Pedro Raúl, por tu apoyo y tu confianza en el colegio, en el que tu hijo progresa desde 1º de ESO. Gracias, también, por leer y comentar «El blog del Nuevo Velázquez». Fuerte abrazo.

      Responder
  4. Susana

    ¡Siempre es un placer leerte Jorge! ¡Gracias! Soy novata en el N. Velázquez y percibo cada día la intangible sensación de que por fin mi hija está donde debe estar, transitando por esta etapa de la vida, que ahora le toca vivir, rodeada de profesionales que creen en ella, enseñándola para la vida… No me cabe duda de que, a la vuelta de unos años, recordará esta etapa con una sonrisa… y yo también.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      No te imagines lo feliz que nos hace tu comentario, Susana. Gracias por leer y comentar «El blog del Nuevo Velázquez» y, por supuesto, por confiar en el colegio. Un fuerte abrazo.

      Responder
    • María Jesús Zapardiel

      ¡Brillante artículo!

      Poco más puedo añadir que no se haya dicho ya, salvo una vez más reiterar la suerte que hemos tenido al dar con este colegio y sus profesionales.
      Debería estar prohibido ejercer esta profesión sin vocación, los profesores tienen en sus manos un material muy delicado, preciado y en el que se puede dejar huella fácilmente. Sé que es una utopía pero me encantaría que todos los niños pudieran ser educados así, donde además de fórmulas, definiciones o fechas históricas, importan otras cosas, cosas como «la vida» misma, que abarca mucho más allá del horario escolar. Por desgracia, me consta que son «demasiados» los chic@s que sufren a causa del colegio.
      Mil gracias 🙏🙏🙏🌟

      Responder
      • Colegio Nuevo Velázquez

        Gracias a ti, María Jesús. Poco puede hacer un colegio, por mucha voluntad que ponga, sin el apoyo de las familias. Y el tuyo lo notamos y lo agradecemos desde el primer día. Un fuerte abrazo y gracias por ser fiel seguidora de «El blog del Nuevo Velázquez».

        Responder
  5. Mónica Agudo

    Sigue habiendo aún demasiados D. Pedro Polo. Ojalá vuestra enseñanza dedicada a los alumnos se convierta en la generalizada y los colegios se dediquen a enseñar y no a castigar a quienes aprenden a otro ritmo. Nos unimos al colegio este año. Llegamos golpeados pero con toda la ilusión y confianza en vuestro trabajo. Ánimo en todo lo que queda por hacer en las próximas décadas.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      ¡Muchas gracias por tu comentario y por tu confianza, Mónica! Bienvenida al colegio Nuevo Velázquez, esperamos hacernos merecedores de las esperanzas y la confianza depositadas en nosotros.

      Responder
  6. Juan Miguel Stachura

    Solo puedo agregar que coincido con la opinión de Mónica Agudo.
    Deseo fervientemente que la educación española y sus funcionarios, que no funcionan, puedan encontrar el oasis del Nuevo Velazquez en medio del desierto pedagógico por donde deambulan los nefastos personajes galdosianos.
    Gracias Borja, Inmaculada, Carlos, Sergio, Tomás!

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Querido Juan Miguel, siempre es un placer leerte. Te agradecemos enormemente el apoyo que diste al colegio durante todos los años que tu hijo estuvo aquí, y el cariño y respaldo que nos sigues mostrando. Gracias, de corazón, un fuerte abrazo.

      Responder
  7. EVA

    Brillantísimo e impecable artículo. Felicidades. Es un lujo contar con profesionales a quién se recuerda con tanto cariño con el paso de los años, y estoy segura que dejáis huella en nuestros hijos. Soy novata como madre de nuevo alumno del Nuevo Velazquez y confío en la vocación de su profesorado para sacar lo mejor de nuestros chicos. El recorrido realizado hasta aquí ha sido duro y no os lo vamos a poner fácil, pero sé que tengo vuestra ayuda y apoyo para salir adelante.
    Gracias

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Jorge es el número uno cuando se trata de poner negro sobre blanco cualquier reflexión o planteamiento. Eso, unido al cariño que siente por el colegio, da como resultado un artículo tan bonito como el que hoy publicamos. ¡Gracias por tu confianza y apoyo, Eva!

      Responder
  8. Soledad

    Jorge Freire,con la prosa brillante a la que nos tiene acostumbrados, comienza su artículo con la acertada crítica al personaje galdosiano Pedro Polo. Efectivamente , la idea de disciplina de Polo atormenta a sus alumnos llegando a límites insospechados en otra novela de Galdós, Tormento, en la que arrastra a la pobre protagonista, Amparo Sánchez, a la indignidad y a la miseria. Es esa forma de educación que convierte los esfuerzos en fracasos la que el profesor Freire critica. La característica principal de la comunidad del Nuevo Velázquez es el empeño en convertir el esfuerzo en éxito personal. Deseo que puedan continuar esta labor docente durante muchos muchos años. Felicito a todos los componentes de la Comunidad Escolar y, por supuesto, al profesor Freire por sus ideas y consejos y la brillante forma de exponerlos.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Muchas gracias, Sole, por estas reflexiones que están a la altura del magnífico artículo de Jorge. Queda claro que dominas la materia y sabes de lo que hablas, lo que dices nos resulta verdaderamente útil. Gracias, de corazón, por tu colaboración con «El blog del Nuevo Velázquez». Fuerte abrazo.

      Responder
  9. Ignacio

    Muy buen artículo. Tan importante es hacer llegar al alumnado el contenido como la forma de transmitirlo, teniendo en cuenta sus fortalezas y debilidades, pero siempre creyendo en ellos. No hace falta llevar mucho tiempo en el colegio para darte cuenta del grado tan humano que tienen cada uno de los integrantes del mismo. Es algo a destacar porque no se ve en todas partes, y es un logro del centro.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Gracias por tu comentario, Nacho. ¡Logro tuyo es llevar unos meses en el colegio y manejarte como un auténtico veterano! Abrazo grande.

      Responder
  10. Miguel

    ¡Magnífico artículo, Jorge! Leerlo provoca emociones y anima a seguir trabajando en esta hermosa profesión que es la docencia. ¡Mil gracias!

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Gracias por tu comentario, amigo. Te esperamos cada dos semanas en «El blog del Nuevo Velázquez». Pasamos lista y tú siempre estás ahí.

      Responder
  11. Carlos Martín

    Estupendo artículo. Muy emocionante. Felicidades por estos 10 años Nuevo Velázquez!!

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      ¡Gracias por las felicitaciones y por el comentario! Estamos seguros de que un lector tan avezado como tú habrá disfrutado mucho del post del maestro Freire.

      Responder
  12. Raquel Serrano Velàzquez

    No se puede escribir mejor ni de una forma tan lúcida y realista de lo que les ocurre a tantos y tantos chavales y a sus familias. Ademàs de maestros, sois sanadores del alma, repetidamente rota. Nuestra admiración, respeto, gratitud y enhorabuena hacia todo el equipazo del Velàzquez. Un inmenso abrazo…y a por los 20 años…que no son nada!!!

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      ¡Qué alegría leerte, Raquel! Nos llena de felicidad tu enorme generosidad con el colegio, familias como la tuya son necesarias para que el Nuevo Velázquez continúe mejorando. ¡Un abrazo gigante!

      Responder
  13. Sergio González

    Gracias a ti Jorge, por ser un ejemplo del trabajo bien hecho. Me ha sido inevitable emocionarme, al recordar muchos de los momentos que vivimos juntos. En mis comienzos en el colegio fuiste un espejo en el que mirarme, y me enseñaste que ser un buen docente es compatible con mostrarse cercano a los alumnos. Aprendí que nuestro trabajo va mucho más allá que enseñar ecuaciones o trigonometría, y que en muchas ocasiones lo que los alumnos necesitan es simplemente un poco de cariño y empatía. ¡¡ Millones de gracias, amigo !!

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Gracias por tu comentario, Sergio. Tú, igual que el amigo Jorge y otros «grandes» del Nuevo Velázquez, eres también protagonista de esta historia. ¡Mil gracias por todo, amigo! Abrazo fuerte

      Responder
  14. Estela Seco

    Querido Jorge, ¡cuánta emoción siento al leerte, qué maravillosos momentos hemos compartido!
    No hay nada más gratificante para un docente que poder vivir ese momento único en el que el alumno deja atrás la baja autoestima, la desesperanza, el miedo, incluso la tristeza, para dejar paso a un mundo lleno de posibilidades.
    Y aparece la alegría; la vemos en su mirada, en su manera de expresarse y relacionarse con los demás.
    Es entonces cuando son ellos los que nos dan una lección de vida.
    Todos, compañeros y alumnos, te recordamos siempre con verdadera admiración y cariño. ¡Gracias de corazón!

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Gracias, Estela, por tu comentario y por escribir, junto con Jorge y tantos otros, la historia del colegio. Por cierto, a ver cuando te animas a escribir un post para «El blog del Nuevo Velázquez»… ¡Fuerte abrazo!

      Responder
  15. Borja Cuesta

    Gracias, Jorge, amigo por tu artículo y la mención. Buena reflexión y radiografía del cole, te agradecemos siempre tu apoyo y personalmente aprendí en ir más allá de enseñar contenidos.

    Como bien mencionas, será la primera década de muchas que celebraremos. Fuerte abrazo

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Gracias, querido Borja, por estar siempre ahí y darlo todo para hacer al Nuevo Velázquez, cada día, un poquito más grande. ¡Seguimos a por los 20 años! Abrazo gigante.

      Responder
      • Marta Oliva

        Estupendo artículo que define a la perfección una profesión que, cuanto más vocacional es, más ayuda a nuestros hijos y eso lo perciben cada día.
        Es importante transmitir conocimiento, pero lo es mucho más transmitir esos valores y potenciar la autoestima y felicidad de los alumnos, y en esto los profesores y el Nuevo Velázquez son los mejores. Felicidades por el artículo y felicidades al colegio por esa década, que espero que sea la primera de muchas haciendo felices a tantas familias.

        Responder
        • Colegio Nuevo Velázquez

          Gracias a ti, Marta. Madres como tú son las que hacen avanzar al colegio y nos enseñan mucho más de lo que nosotros podemos enseñar a cualquiera de nuestros alumnos. Un abrazo inmenso.

          Responder
  16. Virginia

    ¡Maravilloso artículo y cuanta verdad!. Muchas gracias Jorge. Estoy feliz de que mi hijo estudie en un colegio con estos valores. Hay que «dejar ser». Un abrazo y felicidades por estos 10 años de andadura.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Gracias por tu confianza, tu apoyo y también por dejarnos tu comentario. ¡Vivan los alumnos y alumnas del colegio Nuevo Velázquez! Un abrazo.

      Responder
  17. Tomas

    Jorge, amigo mío! Maravilloso artículo , imposible no emocionarse al leerte. Gracias por esos momentos fantásticos a tu lado, y por los que quedan. ¡Por otros diez años!

    Un abrazo gigante.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      Gracias a ti, Tomás, por tu comentario y por haber sido pieza imprescindible de la máquina velazquiana durante estos 10 años. Eres uno de los protagonistas de esta historia. Un fuerte abrazo.

      Responder
  18. Alejandro

    Jorge, muchas gracias por tu aportación!!. Es difícil no emocionarse, como ya lo han comentado.

    Al terminar de leer tu post, me han venido a la mente de manera persistente varias anécdotas, que pudiendo ser matizables, aun así, opino que ¡son la vida misma!:

    Alguna vez, un amigo con formación muy técnica, me dijo: los docentes son como los médicos, tienen la vida de nuestros hijos en sus manos. En otras profesiones, implementar mejoras, corregir errores, etc. son muchas veces problemas económicos.

    En alguna otra oportunidad, un profesor del antiguo colegio de mi hijo, me comentó que el grueso de los estudiantes de un salón de clase avanzan solos y que un verdadero docente era el que hacía empatía, apoyaba e impulsaba a aquellos alumnos que lo necesitaban.

    Sueño con ver alumnos (¡nuestros hijos!) alegres, motivados, capaces, responsables, respetuosos……

    Espero poder verlos así en el Colegio Nuevo Velázquez, que parece una gran familia.

    Responder
    • Colegio Nuevo Velázquez

      ¡Muchísimas gracias, Alejandro, por leer el blog y por compartir con nosotros tus interesantes reflexiones y recuerdos! Esperamos que tu hijo sea muy feliz en el Nuevo Velázquez y que el colegio esté a la altura. Un fuerte abrazo.

      Responder
      • Maria jose

        Estupendo articulo ¡¡¡muchas felicidades y gracias por seguir luchando por este tema¡¡¡ mis hijos Jose y Rafa te recuerdan con cariño.
        Y muchas felicidades Nuevo Velázquez por esos 10 años que espero que sean muchos más ,que seguro que si porque vuestra labor es inmejorable.
        Un besazo para todos.

        Responder
        • Colegio Nuevo Velázquez

          ¡Muchas gracias por tu comentario y por tu apoyo constante, María José! Todo el equipo del Nuevo Velázquez, sobra decirlo, guarda un recuerdo inmejorable de tus hijos. ¡Un fuerte abrazo a los tres!

          Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCÓN DE DATOS
Responsable DOCENTES UNIDOS S.COOP.MAD
Finalidad Responder a las consultas que realizan los usuarios.
Legitimación Consentimiento del interesado.
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceder, rectificar y suprimir datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puede consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página web: colegiovelazquez.es